viernes, 14 de mayo de 2010

CÓMO SUPERAR UNA CRISIS DE PAREJA: UNA RESPONABILIDAD COMPARTIDA

El comienzo de una relación de pareja por norma general, genera sentimientos y emociones placenteras, hermosas, propias de la etapa de enamoramiento.

Las personas se sienten felices, llenas de buenos deseos y expectativas acerca del presente y de la futura convivencia, y con tendencia a idealizar a la persona que tienen al lado.

No obstante, en el momento en que dos personas comienzan a convivir, dicho contexto idealizado, empieza a desvanecerse dando lugar a las primeras crisis de pareja.

Las parejas pasan por distintas etapas críticas, desde un punto de vista evolutivo.


ETAPAS DE CRISIS DE PAREJA

Los primeros años

Cuando se inicia la convivencia, los mitos, las expectativas y la idealización de la pareja, en muchas ocasiones, se vienen abajo. Es el momento en el que habrá que aprender a convivir con los “defectos del otro”, saber encajarlos, y construir una rutina nueva. Todo ello, provoca que en determinadas ocasiones, se tenga que renunciar a las preferencias y al estilo de funcionamiento de uno mismo.


Llegada de los hijos

La llegada de un hijo al seno familiar, es el acontecimiento más trascendental en la vida de la pareja. Aunque sea un hijo deseado, la vida de la pareja cambia. En muchas ocasiones, la atención recae por completo en el hijo olvidando o dejando de lado el cuidado de la relación y de la pareja. Se adquiere el rol de padre/madre, renunciando al de marido/mujer.


Emancipación del hijo- “Síndrome del nido vacío”.

Cuando un hijo decide independizarse, en algunas ocasiones, los padres sienten un vacío difícil de llenar. Si se ha vivido volcado sólo en los hijos, la distancia emocional entre ambos miembros de la pareja se pondrá de manifiesto. Se traducirá en silencios, tensiones, búsquedas de intereses comunes a los que se ha renunciado, etc…desencadenando en una posible crisis de pareja.


Jubilación

El hecho de dejar de trabajar, supone muchas veces un “descanso impuesto” para las personas, así como una adaptación a una nueva rutina, difícil en algunas ocasiones. Si los dos miembros disponen de recursos de afrontamiento para la nueva etapa, no habrá problema. Pero si ambos no están de acuerdo en cómo ocupar su tiempo libre o simplemente ya existen desavenencias en la convivencia, el hecho de pasar más horas juntos, puede provocar sensaciones de agobio, falta de libertad si uno de los dos ya tenía una rutina independiente,…lo cual puede distanciar a la pareja y crear conflicto.


A parte de las crisis propias de las etapas evolutivas de la relación de pareja, existen factores generales desencadenantes de crisis de pareja.


CAUSAS GENERALES MÁS COMUNES EN LAS CRISIS DE PAREJA

• Falta de comunicación de uno o ambos miembros de la pareja
• Falta de cuidado de la relación en el día a día
• Conflicto de intereses
• Desamor
• Infidelidad
• Diferencias sociales, culturales, y de proyecto de vida
• Aparición de acontecimientos vitales estresantes (dificultades económicas, laborales, entre otras)
• Problemas en las relaciones sexuales
• Diferencias a causa del proceso evolutivo personal
• Otros

Las crisis no siempre desencadenan separación. Es común que toda pareja pase por etapas o momentos puntales de crisis. Para superarlo, los dos miembros de la pareja deberán ponerlo todo de su parte y tener ganas y motivación para ello.


CÓMO SUPERAR LAS CRISIS DE PAREJA

En determinadas crisis de pareja, lo más conveniente es pedirle ayuda a un profesional especializado. El MEJOR TRATAMIENTO, irá orientado a:

• Poner sobre la mesa los problemas reales que tiene cada uno de los miembros de la pareja.
• Saber qué quiere o espera el uno del otro, concretamente.
• Escuchar al otro y mostrarse flexible a la hora de valorar sus peticiones y respetarlas.
• Negociar soluciones intermedias ante los puntos de discordia.
• Reducir las discusiones. Detectar los momentos de sobreexcitación, aprender a parar la discusión y retomar el tema cuando los ánimos estén más calmados y la tensión haya disminuido.
• Buscar y sorprender al otro con gratificaciones y sorpresas.
• Expresar afecto, apoyo y respeto mutuo.
• Reservar un espacio para la comunicación y el tiempo de ocio en común.

CONCLUSIONES:

La prevención es nuestra mejor arma. Para ello es importante:

• La comunicación. Expresar mis preferencias, mis sentimientos y emociones. Dar y sentir el apoyo de la pareja ante las adversidades.
• Cuidar el día a día de la relación.
• Llegar a acuerdos intermedios sin para ello tener que renunciar por completo al espacio privado de uno mismo.
• Mantener el rol de pareja, aún siendo padres, y no descuidar al otro. No dar por supuesto que el otro siempre “está”.
• Promover la satisfacción sexual e intentar no caer en la rutina. Comunicar gustos y preferencias sexuales.
• En general, no renunciar a ser uno mismo en la medida de lo posible.


Para más información:
CENTRO ITAE
T 902 100 006

10 comentarios:

  1. Es verdad, hay que tener en cuenta las crisis de pareja y atajarlas desde el primer síntoma y no caer en el error de pensar que "ya pasará"...mi novio y yo llevábamos yçunos 7 años juntos y decidimos casarnos. Las cosas no iban demasiado bien, yo ya lo intuía, pero me autoengañé pensando que necesitabamos una boda para arreglar las cosas, hacer el paso que todo el mundo estaba dando...y seguí con los ojos vendados, hasta que un buen dia, mi novio me dejó. Fue como una jarra de agua fría, pero al cabo de mucho tiempo entendí que realmente hay que cuidar la pareja y al primer síntoma...hacer algo y no dejarlo pasar!

    ResponderEliminar
  2. Por mucho que hables de ello y "pongas el problema sobre la mesa", si hay una infidelidad, no hay solución posible!

    ResponderEliminar
  3. Mi caso es el típico de mucha gente (y aparece en el artículo): muchísimos años de novios, nos casamos muy enamorados y estábamos deseando tener hijos. Cuando nos decidimos, tuvimos a nuestro pequeño. Al quedarme embarazada ya empezaron los problemas porque él no quería tener relaciones sexuales conmigo por miedo a hacerle daño al bebé. Al nacer nuestro hijo, nos hemos convertido en padre y madre, y hemos dejado de ser una pareja. He intentado hablar con él muchas veces, para que sea consciente de nuestra situación y del peligro de un divorcio. Él dice que no pasa nada y que me quiere mucho, pero los años pasan y yo cada vez me siento más desencantada.
    Él no cree que haya un problema y yo ya no sé si tengo fuerzas para querer luchar por lo nuestro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me sucede lo mismo tal cual

      Eliminar
  4. Estimada Raquel:

    Gracias por tu aportación. La cuestión que planteas es más habitual de lo que se podría pensar. ¡El nacimiento de un hijo puede, en efecto, alterar muchas cosas a nivel de pareja!

    Dices que os habéis convertido en padre y madre; es importante encontrar espacios para seguir cultivando (o cultivar de nuevo) la pareja; es importante retomar el contacto físico, las caricias, los masajes, salir a cenar los dos, y contar con toda la ayuda necesaria para poder tener estos espacios vitales.

    Si con todo esto ves que tu pareja no reacciona y tu sigues insatisfecha, os recomendamos empezar una terapia de pareja, con profesionales especializados. En ese entorno, seguro podréis deciros qué necesitáis el uno del otro, que esperáis del otro y, muy especialmente, en qué contribuís cada uno a mantener la problemática actual (¡para poder empezar a hablar de soluciones!).

    Es importante que atendáis esta situación cuanto antes, puesto que como bien dices, el tiempo va pasando y con el tiempo, la desilusión y el queme de la relación.

    ¡Ánimos y no dejéis pasar esta oportunidad de cambio!

    ResponderEliminar
  5. Raquel como no actues pronto, lo tuyo parece que va directo a un tunnel sin salida.
    Eres valiente exponiendo aquí tu situación, haz caso de los comentarios de centro ITAE, básicamente yo te diría lo mismo.

    Un abrazo guapa!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Es de valiente enfrentar las situaciones y poner las cartas sobre la mesa... me gusto mucho este articulo ya que me relaciono de manera muy directa con el mismo, estoy pasando por una etapa dificil en mi relacion, mi novio y yo tenemos 1 anio y 8 meses juntos, al principio todo iba maravilloso, pero hace 3 meses que comenzo a tener cargas mayores en la escuela y eso le ha afectado mucho a el y a mi, sigue siendo atento y nos vemos, pero no puedo evitar que me afecte su estres y sentirme mal... antier estuvimos platicando acerca de eso y empezamos a poner las cartas sobre la mesa, me dijo que el habia cometido el error de idealizarme y que ya se dio cuenta que yo no soy asi, pero que el siente que necesita una mujer que controle un poco su impulsividad, y pues yo le dije lo mismo, que yo lo idealice ya que no pense que el se estresara tanto por la escuela, ya que yo lo idealize como una persona bien trankila y que todo le pasaba suave... quedamos en buenos terminos y me dijo que me amaba... pero no se si esto sea bueno o malo... ustedes que opinan??

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu aportación.

    La comunicación siempre es buena en la pareja, y parece que tal y como indicas, hablasteis claro el uno con el otro y como bien dices pusisteis las cartas sobre la mesa. Es bueno que la comunicación vaya fluyendo y que habléis a menudo. Ello facilitará la resolución de cualquier conflicto que ya sucedió o que puede suceder en un futuro.

    ¡Os animamos a seguir en esa línea de comunicación y os deseamos mucha suerte!

    ResponderEliminar
  8. Hola
    Estoy pasando por una crisis en mi matrimonio y no se que hacer!!! llevamos viviendo 4 años, tenemos un hijo de 4 y de un tiempo a esta parte siento que ya no hay interes de su parte, siento que me tiene demasiado segura y ya no se preocupa por mi, ya no es el mismo, no esta atento,no es cariñoso, cambio totalmente, hasta he pensado que tiene a otra mujer.... Hemos conversado muchas veces y puesto en la mesa los problemas, pero el me dice siempre lo mismo, que yo tengo razon, que ya va a cambiar, que me ama y soy lo mas importante, pero al día siguiente se le olvida todo, la verdad estoy ya cansada y desesperada, no quiero que mi matrimonio termine pero ya no se que mas hacer!!!

    ResponderEliminar
  9. Apreciad@ anónim@,

    Por tu comentario, deducimos que te encuentras en una situación bastante límite, en la que tienes la sensación de haber hablado mucho pero que sin embargo esto no soluciona las cosas, hecho que seguramente te hace sentir cada vez más frustrad@.

    La situación que nos planteas es habitual en algunas parejas en la que por diversos motivos, ambos miembros se han ido distanciando emocionalmente a lo largo de la relación, el nacimiento de vuestro hijo, el momento de empezar la convivencia, la rutina y seguramente otros factores han podido ser los detonantes de vuestra situación.

    Si bien es cierto que la comunicación es necesaria, en este momento es posible que no sea suficiente, seguramente ambos os sentís mal, pero no sabéis qué, ni cómo cambiar el círculo vicioso en el que os encontréis. Os recomendamos que no sólo expreséis qué sentís, sino también es conveniente que os digais qué necesitáis el uno del otro, que no estáis recibiendo. Que busquéis un momento tranquilo, dejad a vuestro hijo o hija con algún familiar, y acordad qué pasos creéis que necesitáis hacer. Es muy importante, no quedarse solamente con hablar y expresar lo que se siente, sino que además se transmita lo que se necesita, no desde la crítica, sino desde la información de cómo se siente uno en esta relación, y juntos os marquéis unos compromisos a seguir.

    Si esto no es suficiente y la situación sigue siendo la misma, sería necesario tener la visión de un profesional, alguien externo a vosotros que os ayude a identificar las dificultades de vuestra relación y que os dará estrategias de manejo de las mismas. Os animamos firmemente a realizar este paso, si bien en muchas ocasiones es difícil, porque se piensa que es una mala racha de la pareja, o que ya se pasará con el tiempo, cuando uno siente que ya está cansado y desesperado es necesario tratar de poner remedio a la situación lo antes posible.

    ¡Muchos ánimos!

    Para cualquier otra duda estamos a tu disposición,

    EQUIPO ITAE
    T 902 100 006
    E info@centreitae.com
    W www.centreitae.com

    ResponderEliminar