miércoles, 25 de mayo de 2011

CÓMO AFRONTAR LA CRISIS

Hace años que estamos sujetos a una crisis financiera que parece no tener fin; todos estamos expuestos a ella de una manera u otra. El impacto es real, no sólo a nivel económico, si no también a nivel emocional.

La inseguridad laboral que se respira nos afecta de distintas maneras; para muchos, afloran preocupaciones entorno a proteger su puesto de trabajo, otros, trabajan horas extra para poder llegar a fin de mes; otros, en paro, están en una lucha a contrarreloj por re-encarrilarse a la vida laboral. Para todos, los planes de futuro se tornan borrosos por la incertidumbre del momento, y eso conlleva una vivencia de poco control sobre la situación y como no, estrés.

La palabra crisis está en boca de todos, la oímos constantemente y en consecuencia, nos genera inseguridad. Es normal que nuestra economía nos preocupe cuando la vemos amenazada; el estrés emocional que acarrean las preocupaciones recurrentes acerca de la economía personal, genera una serie de síntomas a nivel físico, cognitivo y conductual.

Los estudios nos muestran que a nivel físico, el estrés financiero genera fatiga, dolores de cabeza, nauseas, tensión muscular, falta de concentración y más vulnerabilidad hacia contraer enfermedades.

Estar constantemente alerta por llegar a fin de mes puede también acarrear efectos en nuestra respuesta emocional y afectiva: podemos estar tensos en el trabajo, pasar las noches sin dormir y estar más irritables. Es posible que veamos amenazada nuestra seguridad laboral (y en muchos casos vital), o que incluso nos preocupe la seguridad laboral de aquellos a quien queremos. Esta incertidumbre por el mañana nos genera ansiedad y un cúmulo de pensamientos que la fortalecen: puede que nos reprochemos el no haber cuidado más de nuestra economía en el pasado reciente, y que perdamos la objetividad a la hora de evaluar nuestra situación económica (y construyamos catástrofes mentales). Y hasta es posible que nos sintamos frustrados por la pérdida de privilegios que comporta una economía anémica.

Por otro lado, no hay que olvidar que cuando las dificultades económicas propias de una crisis impactan de manera seria nuestra vida, surgen también problemas a nivel personal. Se hacen más frecuentes las discusiones de pareja, con los hijos y en el sistema familiar. También se dan cambios a nivel social, ya que cuando el cinturón aprieta, lo primero de lo que se tiende a prescindir son las actividades de ocio.


¿Qué podemos hacer ante el estrés financiero?

- A nivel familiar, es importante mantener una visión positiva y actuar en equipo ante las posibles dificultades que se puedan presentar.

- Es importante estar bien informados sobre la situación aunque sin magnificarla; hablar de la propia situación económica en pareja o en familia puede ayudar a aclarar qué es posible y qué no lo es en estos momentos.

- Es también hora de agudizar el ingenio y la creatividad y pensar en actividades gratificantes que no demanden demasiados gastos.

Como dijo Albert Einsten: “En los momentos de crisis sólo la imaginación es más importante que el conocimiento”.

- En caso de estar en paro, es necesario mantener una rutina diaria en casa y aprovechar la oportunidad que nos brinda la crisis para pasar más tiempo en familia, formarnos, etc. Pero sobretodo, no rendirnos y buscar trabajo.

- Recuerda que siempre ha habido crisis, y hemos salido de ellas. Es importante mantener una visión realista de la situación para no caer en valoraciones distorsionadas que sólo nos van a generar más estrés. Ante todo, calma.

- Es importante también mantener el contacto con los amigos y/o familiares, su apoyo es crucial. 

¡Invierte en tu vida!


Participa compartiendo tu experiencia con nosotros:
¿Cuál es tu situación?
¿Qué soluciones has intentado?
¿Cuáles te han funcionado?



Para más información:
CENTRO ITAE
T 902 100 006

2 comentarios:

  1. LO VEO MUY COMPLEJO.

    En mi caso, las deudas me hacen perder el sueño y me llevan a vivir preocupado continuamente e ir dejando a un lado la dedicación a mi pareja y lo que encuentro más grave a mis hijos....

    ES DESESPERANTE.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado anónim@,

    ante la situación que vivimos, es legítimo que estés preocupado o estemos preocupados, por la posibilidad de no poder pagar las facturas, las deudas, llegar a fin de mes, etc. Desconocemos tu situación laboral (si estás en paro, si es tu pareja la que no tiene trabajo, si os han reducido horario laboral, etc.). Sea cual sea el problema, debemos hacer lo que esté en nuestras manos. Ello significa que hay una parte del problema que no podemos controlar a nivel individual, ya que no podemos hacer nada por acabar como individuos con esta situación económica. De manera reactiva, esta sensación de descontrol nos genera una sensación de indefensión. Para contrarrestar esta sensación, debemos vivirlo desde una óptica más positiva: "haré todo lo que esté en mis manos, mientras la crisis llega a su fin".

    Como explica el artículo publicado, debemos ser creativos y ante todo mantener una actitud de lucha: si estás en paro, no debes rendirte y debes seguir buscando trabajo; si estás trabajando pero vuestros ingresos han disminuido, debéis buscar la manera de recortar gastos de donde sea posible. Así mismo, quizás lo más importante sea ser realista, ya que a veces nos dejamos llevar por la frustración y el miedo, y tendemos a crear expectativas más catastrofistas de lo que verdaderamente son. Estos pensamientos generan más emociones negativas (más miedo, más frustración, más incertidumbre, e incluso más rabia).

    Si "tomamos distancia" y somos realistas con nuestras finanzas, aunque no sean las de antes, puede que la situación sea menos catastrófica de la que pensábamos y ello puede aliviar nuestro malestar emocional.

    Con respecto a tu familia, parece que eres consciente de lo inconveniente de no dedicarles ese tiempo que tanto ellos como tú necesitáis. Aunque parezca muy difícil, debéis encontrar huecos para estar juntos, planear actividades de bajo coste, y poder "desconectar" un poco de tus preocupaciones financieras.

    Esperamos haber contribuido a abrir una nueva perspectiva. Si quieres plantearnos alguna otra cuestión, no dudes en contactarnos.
    Atentamente,

    EQUIPO ITAE
    T 902 100 006
    E info@centreitae.com
    W www.centreitae.com

    ResponderEliminar