miércoles, 18 de mayo de 2011

LA OBSESIÓN POR LA IMAGEN

Marta no ha gozado nunca de una buena autoestima, se siente insegura y le cuesta decidir las cosas; depende mucho de lo que sus amigas digan o piensen de ella y como buena exigente, hace un esfuerzo diario maratoniano por gustar a todo el mundo. Marta intenta hacerlo todo de manera perfecta, y se decepciona con ella misma tras comprobar que nunca llega al listón que se ha marcado. Como no confía en sus habilidades personales y en esencia se siente mal consigo misma, intenta compensar su desagrado interno a través de lo externo, su cuerpo. Marta ha realizado varias dietas en su vida y siempre ha pensado que, cuanto más guapa pueda estar, cuanto más delgada y más atractiva, la gente la aceptará más y por tanto se sentirá más feliz.

El caso de Marta es muy habitual. Vivimos en una sociedad que enfatiza en desmesura el valor de la imagen. Nos bombardean con mensajes que constantemente nos vienen a decir lo mismo, que el éxito radica en una buena imagen (eso por supuesto significa delgadez, ausencia de arrugas y un cuerpo que se acerque a ser posible a la perfección). Sólo hay que abrir cualquier revista, encender la tele o caminar un rato por la calle; la gran mayoría de anuncios publicitarios destinados al autocuidado se encaminan hacia el valor de lo estético, a menudo con promesas imposibles y modelos retocados.

Es evidente que cuidarse, velar por la salud y por la imagen, es sano y conveniente. Pero deja de serlo y se convierte en obsesión cuando la imagen acapara gran parte de nuestras vivencias, condiciona nuestras experiencias y condiciona de forma radical nuestro bienestar. Desde la obsesión es fácil caer en adicciones al gimnasio, a las dietas, a las compras y en trastornos alimentarios, como la anorexia o la bulimia, enfermedades que son graves y deben ser atendidas de inmediato.

Las personas más susceptibles de caer en la obsesión por la imagen son aquellas que padecen baja autoestima, inseguridad, necesidad de controlarlo todo, una tendencia hacia la autoexigencia y el perfeccionismo y en definitiva, una insatisfacción personal, un vacío que, se intenta llenar a base de perder quilos, tratarse con mil cremas antiarrugas, acudir a cirugías a veces innecesarias y en definitiva, perderse en beneficio de una imagen perfecta. El no llegar a dicha perfección (y recordemos que la perfección es siempre una trampa, porque no existe), puede condicionar sobremanera la vida: por fuera la persona muestra bienestar, aunque esa fachada esconde una realidad interna de insatisfacción, ansiedad, tristeza y malestar. A menudo existe la creencia de que si alguien se entera de cómo uno se siente en realidad, dejará de caerles bien y se quedará solo; por tanto, la persona que vive obsesionada por su imagen persiste en su maratón diaria de mantener la fachada perfecta para no decepcionar y seguir andando.

¿Cómo puedes prevenir y/o frenar la obsesión por la imagen?

1. Incentiva tu espíritu crítico. No creas todo lo que nos venden los anuncios y las revistas. Hoy en día todas las imágenes que se publican pasan por un proceso previo de photoshop. Por tanto, intentar parecerte a la imagen de una revista, es intentar parecerte a algo imposible, que no existe.

2. Cuida tu alimentación: come de todo y disfruta de ello. La comida es y debe ser un placer, no un trámite para sobrevivir.

3. Haz ejercicio, aunque de forma moderada. El objetivo debe ser mantenerte saludable, no quemar, adelgazar y pasarte horas en el intento.

4. Examina tus cualidades personales. Todos y cada uno de nosotros las tenemos!

5. Cultiva tus amistades y reposiciona tus valores. Piensa en algún amigo a quien aprecies mucho.... piensa en porqué le aprecias....seguro que no es por su físico!!

6. Habla de aquello que sientes, no te lo quedes dentro. Ir acumulando emociones desagradables y no darles salida sólo contribuirá a que te sientas peor y te acabes agarrando más a la imagen.

7. Realiza actividades que te diviertan. Arriésgate a hacer locuras que te hagan reír.

Si a pesar de estos consejos ves que te es difícil desconectar y reencarrilar tu bienestar, no dudes en contactar con nosotros.


Comparte tu experiencia:
¿Te has llegado a obsesionar o crees que puedes estar obsesionado/a con tu aspecto físico?
¿Has llegado a dejar de hacer algo, quedar con alguien, ir a algún lugar por no sentirte cómoda con tu físico?


Para más información:
CENTRO ITAE
T 902 100 006
E info@centreitae.com
W www.centreitae.com

6 comentarios:

  1. Holaaaaa!

    No sé si se puede llegar a considerar problematica mi situación, pero mi peso está dentro de la normalidad, aunque para mi control, me peso cada mañana. Eso me orienta si subo o bajo de forma inmediata, con lo que si algun dia estoy muy por encima, vigilo de comer menos dulces, etc.

    ¿¿¿Consideran que esta situación es para consultar con un experto?

    GRACIAS....

    ResponderEliminar
  2. ¿Es posible dejar de preocuparse por el físico? A mi me gustaría comer lo que se me antoje sin pensar en si me va engordar o no.... ^^

    ResponderEliminar
  3. Soy un joven de 19 actualmente en la universidad. Desde que era pequeño, que siempre me ha costado sociabilizar (lo hago pero me resulta dificil entablar relaciones de amistad serias y duraderas) lo que provoca muchas veces que me sienta solo y me frustre. Otra cosa es cuando ciertas personas me hablan (no todos) me pongo nervioso... mi conclusión es que estoy muy preocupado de la forma en que me ven los demás (físico y psíquico) y lo que piensan de mi que termino olvidando el tema más concreto de la conversación.

    Me gustaría cambiar esto, olvidarme un poco del "qué dirán", sentirme menos tenso, tener menos miedo a equivocarme (esto también me mortifica a veces) y así mejorar mi interacción con las personas.

    Me gustaría que opinaran al respecto y me ayudaran a empezar :) Lo agradecería enormemente

    ResponderEliminar
  4. Elena, gracias por compartir tu experiencia.

    Pesarse a diario no siempre tiene que implicar un problema a no ser que veas que pasas gran parte de tu tiempo pensando en tu cuerpo, tu peso, alimentos, calorias, etc. El problema de pesarse a diario, radica en que es muy difícil no obsesionarse cuando diariamente vas controlando tu peso. Cuando el peso de una persona es estable, es normal que fluctue un poco dia a dia, tanto hacia arriba como hacia abajo. Por eso observar una subida de un dia para otro no deberia ser motivo suficiente para empezar a compensar con los alimentos, pues solo logrará que la atención se centre más en estos aspectos.

    Está bien pesarse, pero de forma más espaciada.

    Para cualquier otra duda, estamos a tu disposición,

    EQUIPO ITAE
    T 902 100 006
    E info@centreitae.com
    W www.centreitae.com

    ResponderEliminar
  5. Apreciado Fernando:

    Gracias por compartir tantos detalles sobre tu situación.

    Sobre lo que nos comentas, indicarte que el que nos preocupe qué piensa de nosotros la gente que nos rodea es un fenómeno normal y frecuente, el problema aparece cuando dicha preocupación nos incapacita tanto que no somos capaces ni siquiera de concentrarnos en una conversación. Esta reacción se denomina “Autoconciencia” y consiste en estar demasiado atentos a nuestros pensamientos (“qué pensará de mi”, “creerá que soy tonto por lo que acabo de decir”, “si supiera que estoy tan nervioso…”) o incluso a nuestros síntomas físicos, típicos en un estado de nerviosismo (nos sudan las manos, nos ruborizamos, puede que se nos acelere el corazón, etc). Estás tan centrado en ti mismo que, obviamente, acabas por no saber de qué te están hablando o qué responder. Normalmente, recomendamos intentar focalizar la atención en estímulos externos a nosotros: la conversación misma, la ropa del interlocutor, características del ambiente, etc. Esto genera que seamos menos conscientes de nuestros pensamientos y, por tanto, de nuestros temores, y la preocupación disminuye, permitiéndonos llevar a cabo una interacción normalizada.

    Por otra parte y ya fuera de lo que es la interacción con otra persona, te recomendamos un proceso de análisis de ti mismo, de tu autoestima, y de plantearte pensamientos alternativos más positivos, que te hagan sentir mejor, por ejemplo “¿Y qué si me equivoco?, a todo el mundo le ocurre alguna vez”, “¿Por qué tienen que pensar obligatoriamente mal de mi?”…podrías pensar en qué otras cosas puede pensar la gente de ti, seguro que hay muchas positivas.

    Esperamos haberte ayudado, estamos a tu disposición,

    EQUIPO ITAE
    T 902 100 006
    E info@centreitae.com
    W www.centreitae.com

    ResponderEliminar
  6. Apreciada Lora,

    A todos nos puede preocupar estar sanos, tener un aspecto cuidado y agradarnos a nosotros mismos. Pero esto no significa que ello se traduzca en una obsesión y en algo que nos atormente casi diariamente.

    Para dejar de preocuparse por el físico, es importante tener en cuenta qué otras cualidades tenemos, y no priorizar directamente el aspecto físico. Cuando una persona centra su satisfacción personal en su físico, y además analiza lo que hace durante el día relacionado con su físico (como ir o no ir al gimnasio, hacer dieta, pesarse a menudo, mirarse con lupa en el espejo, etc.) esto le lleva a prestar más atención al propio cuerpo y en consecuencia deja de priorizar otras cualidades personales.

    Te recomendamos que busques qué otros aspectos de ti destacarías, que otras cosas te gustan de ti misma. ¡Todos tenemos cualidades que merecen ser destacadas! Distribuye la atención en estos otros aspectos de tu vida y de tu personalidad. Intenta buscar actividades que te motiven. Haz una dieta equilibrada y sigue unas pautas de alimentación y ejercicio adecuadas, y refuérzate por el esfuerzo hecho, no te castigues cuando creas no haber cumplido con lo que debías.

    Y si la preocupación es muy constante, condiciona tu estado de ánimo y te cuesta dejar de pensar al respecto, siempre puedes consultar con un terapeuta quien te orientará y te ayudará a resolver esas preocupaciones.

    Para cualquier otra consulta, aquí estamos,

    EQUIPO ITAE
    T 902 100 006
    E info@centreitae.com
    W www.centreitae.com

    ResponderEliminar