viernes, 20 de enero de 2012

ESTRÉS VITAL

Clara es una mujer de 42 años, ama de casa, con 3 hijos, que está pasando por un momento complicado en su vida. Su madre tiene una enfermedad degenerativa que le ha reducido considerablemente la movilidad, por lo que Clara se encarga de asearla cada mañana, llevarla a pasear un rato cada día y acompañarla a todas las visitas médicas que tiene. Por otro lado, su hija de 8 años está a punto de hacer la comunión, y Clara tiene todavía pendientes un montón de encargos (recoger el vestido y los zapatos de la niña, modificar un pequeño error que ha salido en las estampas, repasar la lista de invitados). Además, esta semana se añade también un viaje de trabajo importante de su marido, en el que se juega un ascenso importante, y para el cual Clara se ha propuesto ayudarle a preparar varias cosas: planchar camisas, recoger dos trajes de la tintorería y coser un botón del pijama que parece que está a punto de caerse. Y no hay que olvidar las clases de informática que tiene Clara cada tarde. Desde hace unos días, Clara siente por las noches mareos y unos pinchazos en el pecho, a los que se añaden ocasionalmente ganas de llorar, pero como no quiere preocupar a nadie, ha creído que lo mejor es no comentarlo.

Como es lógico, toda esta situación ha generado en Clara un cuadro de estrés. Cuando hablamos de estrés, nos referimos a la reacción física y psicológica que presentamos cuando percibimos demasiadas demandas para los recursos que tenemos en ese momento.

Hoy en día, solemos asociar el término general de estrés con el terreno laboral (estrés = estrés laboral), pero la realidad es que el estrés está relacionado también con otras situaciones de la vida. Cuando hablamos de estrés vital (o estrés emocional), nos referimos a la respuesta física y psicológica que se produce cuando vivimos situaciones de la vida cotidiana que afectan a nuestros sentimientos y que nos desbordan.  

¿Qué puede causar estrés vital?
Hay infinidad de situaciones que nos pueden causar estrés emocional. Asimismo, no todas las personas somos sensibles a los mismos factores estresantes. Aún así, existen diversos estresores que pueden provocarnos una desestabilización emocional; según la escala de estrés vital de Holmes y Rahe, dónde se listan 45 eventos vitales que nos pueden generar estrés, los 15 primeros (los que más estrés nos pueden causar) son:

  1. Muerte de un cónyuge
  2. Divorcio
  3. Separación matrimonial
  4. Encarcelamiento
  5. La muerte de un familiar cercano
  6. Lesiones personales o enfermedad
  7. Matrimonio
  8. Despido del trabajo
  9. Reconciliación conyugal
  10. Jubilación
  11. Cambio de salud de un familiar
  12. Embarazo
  13. Las dificultades sexuales
  14. Obtener un nuevo miembro en la familia
  15. Reajuste de negocios
  16. Cambios en la situación financiera

¿ Cómo hacer frente al estrés vital?
En el caso de Clara, su situación familiar le ha generado un desgaste tal que le ha provocado un desbordamiento emocional importante. Pero además, su manera de gestionarla no está siendo correcta, ya que se auto-exige demasiado, es demasiado perfeccionista, tiende a asumir ella todas las responsabilidades (sin delegar tareas a otros miembros de la familia), tampoco prioriza ni pone límites, y además, para no preocupar a nadie, suele guardarse sus sentimientos, lo cual no le permite compartirlos ni recibir ayuda.   
Para gestionar de manera satisfactoria el estrés vital, lo primero que debemos hacer es:

  1. Identificar qué es lo que nos está generando dicho estrés. En ocasiones puede ser algo que identifiquemos fácilmente, pero otras veces puede ser algo que nos cueste más de identificar, o incluso un cúmulo de acontecimientos. 
  1. Es importante analizar qué sucesos están ocurriendo en nuestra vida y observar qué emociones nos está generando cada uno de ellos. 
  1. Una vez identificados los estresores y sus consecuencias emocionales, debemos identificar qué papel está jugando nuestra manera de actuar a la hora de gestionarlos, ya que muchas veces, una gestión inadecuada dificulta el manejo de situaciones vitales importantes. 
Si, al igual que Clara, te encuentras en un momento en el que el estrés vital se está apoderando de ti, no dudes en buscar ayuda profesional para adquirir las estrategias de afrontamiento adecuadas.

Coméntanos…
¿Qué situaciones de tu vida te han generado estrés emocional?
¿Qué estrategias has utilizado para afrontarlas?

Para más información: 
CENTRO ITAE 
T 902 100 006 
E 
info@centreitae.com 
W http://www.centreitae.com

3 comentarios:

  1. Yo creía qeu sólo se podia tner estres en el trabajo, pero ya veoq ue la vida tambien te puede estresar! Por mi trabajo paso poco tiempo con mis hijos y mi mujer. El trabajo me gusta epro cuando llego a casa todo son reproches y a mis hijos los veo ya durmiendo la mayoria de dias. Tengo estres vital?

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo la vida de Clara y mucho más, porque además trabajo fuera de casa, y en casa atiendo a mi padre que es mayor, a mis hijos con los deberes y las actividades extraescolares, llevo las tareas de la casa sin ayuda de mi marido, y ademàs soporto su mal genio que suele ser constante porque es una persona muy gruñona y además mi hija es adolescdente y nunca están de acuerdo en nada y riñendo. Mi padre que es dependiente vive con nosotros desde hace cuatro meses que murió mi madre. Yo trato de hacerlo todo para que la vida sea más sencilla, pero llevo un tiempo con mucha ansiedad, me falta el aire en los pulmones, y además de está costando mucho elaborar el duelo de la perdida de mi madre, así que creo que tengo estrés vital postraumático. Tampoco digo nada para no preocupar a los demás. He ido al médico y me ha recetado lorazepan, pero si me lo tomo me quedo empanada y no puedo atender todas mis obligaciones, así que no me lo tomo ...

    ResponderEliminar
  3. En efecto, estás en un momento vital en el que se han juntado varios estresores que además en si mismos son difíciles; parece lógico que tengas ansiedad, pues estás asumiendo mucho a la vez, incluyendo un proceso de duelo muy doloroso. Te animamos a recibir apoyo en un espacio terapeutico en el que puedas procesar y elaborar tus emociones, además de pedirle la ayuda necesaria a tu marido y aquellas personas de tu entorno que te puedan ayudar. Gracias por compartir tu experiencia.

    ResponderEliminar