viernes, 27 de enero de 2012

Intervención terapéutica con EMDR (Eye Movement Desensitization and Reprocessing)

Fruto de la inquietud de los profesionales del Centro Itae de ofrecer el mejor tratamiento a nuestros pacientes, y de nuestra motivación hacia los avances en la investigación psicológica, nos gustaría compartir con vosotros, una de las intervenciones que también ofrecemos desde nuestro centro: EMDR.
Se trata del término que se usa para denominar a un efectivo abordaje psicoterapéutico de aspecto integrador, indicado para el tratamiento de dificultades emocionales causadas por acontecimientos traumáticos.
El tratamiento se centra en la ansiedad y en los síntomas asociados con el trauma y las dificultades de afrontamiento durante la vida cotidiana de la persona.

Cuando hablamos de trauma o situación traumática, diferenciamos entre dos tipos de traumas, cuyo tratamiento de elección será el EMDR.

  1. Traumas (con “T” mayúscula): aquellas situaciones que tradicionalmente se definen como trauma. La vivencia de una experiencia verdaderamente dolorosa a nivel emocional provoca síntomas que no disminuyen a lo largo del transcurso del tiempo y que continúan causando gran malestar. Ejemplos de este tipo serían los atentados, robos, abusos sexuales o físicos, etc.
  2. traumas (con “t” minúscula): situaciones que generan un acusado malestar emocional en el presente de la persona y que consisten en un seguido de situaciones que se han ido repitiendo en varias ocasiones y que acaban ocasionando dificultades de gestión similares a los traumas con “T”. En este caso, un ejemplo sería aquellas personas que  durante su infancia se burlaron o les humillaron, otro ejemplo lo veríamos en una exigencia excesiva por parte de los padres o de algún profesor, etc.
Cuando una persona ha vivido un trauma con “t”, observamos que en el presente la persona presenta dificultades parecidas a las vividas en el pasado, se mantiene un acusado malestar al recordar dichos episodios, así como una falta de habilidades de resolución ante determinados conflictos.

La finalidad del método radica en ubicar las vivencias del pasado en el pasado para poder vivir el presente sin ataduras y con libertad emocional.

El enfoque parte de la teoría de que todos tenemos un sistema natural de procesamiento de la información. Sin embargo, cuando una persona vive un suceso traumático, el procesamiento natural de la información se ve interrumpido, debido a la intensidad emocional. Como consecuencia, al no procesarse el evento vivido, se almacena en la redes de memoria de manera disfuncional, lo cual genera los síntomas (físicos, cognitivos y conductuales) relacionados con el estrés post traumático.
El protocolo de EMDR pone en funcionamiento el mecanismo que permite reestructurar la información propia del trauma, dando lugar a un funcionamiento adaptativo, favoreciendo la regulación emocional en el presente y facilitando el cambio de las creencias y pensamientos.
Consta de 8 fases, siendo la base del tratamiento la estimulación bilateral que estimula el procesamiento de la información. La estimulación puede ser visual (el paciente mueve los ojos de un lado a otro guiado por el terapeuta), auditiva (el paciente escucha sonidos alternados en ambos oídos) o kinestésica o tapping (el terapeuta golpea suavemente y de manera alternada sobre las rodilla o en las manos). Este procedimiento estimula los dos hemisferios, permitiendo el desbloqueo de la información contenida en el sistema nervioso. De este modo, aquellos aspectos que se habían quedado fragmentados por el suceso traumático, se reestructuran y se integran a nivel neuronal, pasando a formar parte de los recuerdos, y por tanto dejando de activarse en el presente.

Comparte,
¿Que aspectos de tu pasado crees que influyen en tu estado actual?
¿Te gustaría poder abordarlos?

Para más información: 
CENTRO ITAE 
T 902 100 006 
E 
info@centreitae.com 
W http://www.centreitae.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario