lunes, 22 de abril de 2013

Efectos de la sobreprotección infantil en la vida adulta



Alejandro es hijo único y perdió a su padre cuando tenía apenas unos meses de vida, por lo que creció solo con su madre. Su madre, tras enviudar, sintió la necesidad de impedir que a Alejandro le pasara algo, pues creía que no lo soportaría. Por otro lado, también se sentía apenada por pensar que su hijo crecería sin su padre, por lo que se esforzó por suplir esa carencia. Esto hizo que su madre se dedicara “en cuerpo y alma” a él, lo cual se traduce en que siempre le hiciera la cama y recogiera sus juguetes y sus deberes, que impidiera que en el parque jugara a juegos “arriesgados”, que le acompañara y le recogiera del colegio aún siendo ya mayor, entre otras cosas…  
Actualmente, Alejandro es un hombre de 31 años que acude a nuestra consulta porque desde hace algunos meses presenta crisis de ansiedad y dificultades para afrontar ciertas situaciones cotidianas: conducir, viajar y rodearse de gente. Es un chico algo tímido, perfeccionista, muy autoexigente y un poco miedoso. Solo ha tenido una relación de pareja, que duró pocos meses. Y trabaja como programador informático en una consultaría, manteniendo el mismo cargo desde hace muchos años.

La sobreprotección se define como un acto de cuidado excesivo. El acto de protección suele ser normal, natural, instintivo y necesario; ¿quién no ha corrido alguna vez para apartar a un niño que se dirige hacia un paso de peatones? Lo peligroso, es cuando este tipo de actitudes se repiten ante cualquier actividad que realiza el niño.    

¿Por qué existen padres sobreprotectores?
En el caso de Alejandro, la sobreprotección que ejerce su madre viene por los miedos de ella y su tendencia a la preocupación excesiva. Por un lado, sufrió mucho con la muerte de su marido y tiene miedo a pasar por algo parecido, por lo que necesita evitar riesgos a su hijo y mantenerlo en una burbuja. Y por otro lado, complacerle le hace sentirse menos triste por verle crecer sin un padre. En otros casos, las causas son más simples. Hay padres que no tienen claro hasta dónde se le puede exigir a un niño y les fomentan conductas más infantiles de lo que les corresponden. Otros padres, les hacen las tareas a sus hijos por comodidad, porque así acaban antes. Y otros les hacen la vida más fácil para evitar enfrentamientos y situaciones complicadas. Como vemos, en muchos casos, la sobreprotección puede ser una forma disfrazada de autoritarismo, dado que el niño acaba respondiendo a las necesidades de los padres, que priman por encima de las del propio niño. Por ejemplo, la madre de Alejandro obvió la necesidad de ayudar a su hijo a ser autónomo y dio prioridad a la necesidad de ella de tenerlo todo bajo control y de paliar su tristeza. Por tanto, tras la idea de amor y protección, puede existir muchas veces este juego de necesidades e intereses.

¿Qué consecuencias tiene la sobreprotección en la edad adulta?
  • Sentimientos de inutilidad y dependencia: si en lugar de sugerir y guiar, optamos por darlo todo solucionado, supervisar en exceso o imponer, no vamos a permitir que el niño desarrolle adecuadamente sus habilidades y capacidades, por lo que cuando sea adulto, es probable que aparezcan sentimientos de inutilidad y dependencia, que pueden favorecer que la autoestima sea baja y no tenga seguridad en si mismo, y por tanto, que se desarrolle una excesiva timidez y falta de habilidades sociales.
  • Miedos y conductas evitativas: el adulto, fruto de su inseguridad y su sentimiento de incapacidad, presentará miedo ante situaciones cotidianas que en realidad no suponen un peligro, perdiendo muchas oportunidades por su tendencia a no enfrentarse a los problemas ni a asumir responsabilidades.
  • Dejarse manipular, poca iniciativa, pasividad: tendrá más facilidad para dejarse llevar por el ambiente que le rodea y por las decisiones de los demás, tendiendo a tener una actitud más pasiva, en lugar de tomar la iniciativa y decidir por él mismo lo que le conviene o lo que desea. A la larga, esto también puede llevarle a un desinterés por las personas y las relaciones sociales.
  • Por otro lado, el haber crecido con escasos límites educacionales y obteniendo fácilmente todo lo que se ha deseado, puede implicar que en la edad adulta no se sepa dar valor a las cosas ni se tolere la frustración, apareciendo conductas algo egocéntricas y poco empáticas.   
Todo ello, como en el caso de Alejandro, puede ser un factor que, sumado a otros, puede ayudar a dar lugar a trastornos psicológicos.

En lugar de sobreproteger, lo ideal sería…
► Dejar que el niño viva dificultades y problemas, para que aprenda a encontrar soluciones por si mismo. Si le cuesta atarse los cordones de los zapatos, no le haremos un favor atándoselos nosotros, es mejor que le guiemos y que le dejemos que ensaye, para que acabe comprobando que es capaz de aprenderlo y hacerlo por si mismo.
► Tratarle de acuerdo a su edad. Si tiene la edad adecuada para comer solo, dormir solo, ayudar en las tareas domésticas, ir solo al colegio, debemos empezar a dejar que lo haga.
► No pretender supervisar, ni vigilar o controlar todo lo que hace el niño, se le debe dejar un margen y un espacio propio. No podemos pretender saber exactamente qué hace en el colegio, a qué juega con sus amigos, con quién sale, a dónde va, etc.
► Es necesario poner límites claros en casa y darle responsabilidades domésticas al niño. No se le debe dar todo lo que pida ni ahorrarle sacrificios, ya que es más sano que aprenda que las cosas requieren un esfuerzo y que experimente la satisfacción de la recompensa por haber sido capaz de hacerlas.

Si ya es demasiado tarde y ahora nos encontramos con el problema de adultos, una terapia psicológica es efectiva para aprender estrategias para el cambio.

Cuéntanos…
¿Crees que has sido un niño sobreprotegido? ¿Qué consecuencias ha tenido esto en tu vida?

 photo credit: ~~ irisiri ~~ via photopin cc



Para más información: 
CENTRO ITAE
T 902 100 006
info@centreitae.com
http://www.centreitae.com

12 comentarios:

  1. Estoy totalmente identificado con su artículo. Tengo 33 años y en mi infancia he sido sobreprotegido. El apartado de las consecuecias es aplicable a mí al 100%. Salir de dicho pozo es una tarea ardua y complicada, pero no imposible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, yo no me siento identificada con esto tengo 23 años y soy muy independiente pero mi novio tiene 25 años ,vivimos en casa de sus padres y no tiene un trabajo estable, sigue estudiando una carrera que debio terminar hace casi tres años y todo le resuelven sus padres. Yo lo valoro mucho es un buen chico y lo appyo en lo que puedo pero estoy empesado a perder la fe de que algún día se dara cuenta y cambiara......NO SE QUE MAS HACER PARA QUE SE DE CUENTA DE QUE ACTUA MAL :( :( y yo ya estoy agotandome de todo esto .

      Eliminar
  2. pregunto si en el caso de una persona que siendo su hija ya una adulta la sobre proteja donde encuentro información me pueden decir

    ResponderEliminar
  3. necesito ayuda es un caso donde el padre proteja a su hija aunque ya es un adulto donde puedo encontrar información por favor ayúdenme

    ResponderEliminar
  4. Es mi caso que puedo hacer ya tengo 30 y siento que aun no he logrado muchas cosas que me hubiera gustado como tener ya una familia y entre mas pasa el tiempo mas inseguro me estoy volviendo al grado de pensar mucho para hacercarme a platicar con una chica ayudenme porfa! arcaes@live.com.mx

    ResponderEliminar
  5. Como hiciste para superarlo?

    ResponderEliminar
  6. Lo veo con una persona muy cercana a mi. Todavia vive bajo la sombra de una madre obstinante. El resultado es un estado de nerviosismo, poco autocontrol, y caracter explosivo. Hay algun tipo de terapia que pueda ayudar a esta persona. Realmente creo que se esta perdiendo lo mejor de esta vida. Es muy negativo, y prepotente

    ResponderEliminar
  7. Es cierto,no hay nada como la sobreproteccion.Es el peor de los infiernos,no solo por el hecho de no saber ser autosuficiente y eso,sino porque te acabas dando cuenta de que no has tenido una vida propiamente dicha,ni has perdido ni has ganado,es la nada absoluta.En mi caso ademas fue origen de un trastorno obsesivo compulsivo.

    ResponderEliminar
  8. Es el caso de mi hija, ahora de 30 años, a punto de divorciarse y con un bebé de año y medio, aunque creo que la sobreprotección no fue sólo de mi parte como su madre, soltera por cierto y sí, volqué en ella toda mi atención de una manera exagerada, pero el entorno ayudó bastante, resulta que fue una niña sumamente bella y todo mundo le daba todo lo que quería y le consentía todas sus voluntades, aunque yo no estuviera de acuerdo muchas veces. Ahora es una mujer muy independiente y responsable, en cuanto a su trabajo, sin embargo sus problemas se expresan en que es muy agresiva, sobre todo conmigo y las diferentes parejas que ha tenido, espera que todo mundo la complazca y atienda sus necesidades, siendo incapáz hasta de arreglar su casa, lavar un traste, su ropa o guisar, ni siquiera para su hijo. Vive en una depresión que disfraza con aislamiento cuando no esta trabajando, no confía en nadie, no demuestra cariño y ni siquiera puede sentir fe por algo. A estas alturas, qué puede hacer? Ha ido a terapia pero no se si ha llegado a tratar este tema, yo no veo que haga progresos, al contrario, su agresividad va en aumento, ya no es posible hablar nada con ella. Les pido su consejo, sobre todo para ella, teno inclusive que un día llegue al suicidio. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Yo tambien fui un niño sobreprotegido, ahora tengo 32 años. Mis amigos no me respetan siempre quieren que yo sea el que pague las salidas, hasta hace poco era asi. Hasta que consegui novia, una persona que me ha echo tener fe en mi mismo en un futuro. Pero una vez mas volvieron esas personas a reclamarme el echo de enamorarme. hasta el punto de decirme que eso de enamorarse es para problemas. Esa persona que se que me quiere mucho me da fuerzas propias para seguir para enfrentarme al mundo y a mi familia que en lugar de apoyarme cada vez que tienen la oportunidad hablan mal de ella. Estudie un semestre de actuacion para poder decir las palabras que siempre quise decir. En mi caso mi familia es un obstaculo para tener una vida, con problemas y todo, pero finalmente una vida propia. Ella cambio mi vida, siempre tendrá mi amor y gratitud.

    ResponderEliminar
  10. tengo 24 años. acabo de discutir con mi madre. hace poco empecé un tratamiento psiquiatrico por mi inestabilidad de animo. mi madre cree que me tiene que supervisar, como hizo siempre, pero ahora parece que con cierto rigor estúpido. trabajo con ella. me quedé sin celular hoy, no vivo con ella y no podía tolerar que no tuviera celular "por las dudas" hasta mañana, momento en el que la voy a ver para trabajar. le dije que el hecho de que me tratara así no ayudaba. se ofendió. "¿está mal?" no le respondí. sé que estoy frágil y valoro su ayuda pero a la vez no quiero tanta. no estoy enferma y le dije, mientras me acarició la cara, que no me tratara como si estuviera enferma. se enojó arguyendo que estaba rechazando su mano. no era así. me bajé del auto y me puse a leer artículos sobre madres sobreprotectoras. mi abuela enviudó hace poco y nos está chupando la sangre a todos con su depresión. vivo con mi viejo. mi casa es un desastre. quiero desprenderme de mis padres. mi mamá me paga dos pesos por trabajar. terminé con mi novio hace poco, me puse de novia y terminó todo mal, volví con mi primer ex y salió todo mal. me está yendo muy bien en la universidad. anoche me acosté con un chico que no me gustaba. me trató como un objeto. solo quería acostarme con alguien luego de 3 años de no conocer a otra persona. no odio, pero me siento muy atrapada. casi no tengo amigas. quiero explorar mis cualidades y siento que no puedo, que estoy estancada en cosas muy viejas. a veces tengo miedo de morirme, de que me agarre un acv o algo de eso. o de que se muera alguien de mi familia, de que pase algo horroroso. siento que puedo salir, pero me están pasando tatntas cosas y a veces no sé por dónde empezar o de dónde sacar entereza para seguir. y quiero seguir. no me quiero morir, quiero disfrutar. quiero estar alegre y dar lo mejor de mí. no sentirme de otro pozo en todas las situaciones, no sentir que no tengo un lugar. no sentir que no tengo voluntad. no sentir que no puedo ponerle límites a alguien que se quizo acostar conmigo. no sentir que no puedo. no sentir que soy víctima. sé que soy fuerte, pero el tiempo pasa y la situación no cambia, incluso ultimamente empeoró. mi situación con mi ex me perjudica mucho, a pesar de que tenemos una buena relación, pero cada vez que hablamos me agarran trastornos alimenticios y a veces ni puedo estudiar. quiero sentirme una persona entera.

    ResponderEliminar