lunes, 25 de noviembre de 2013

PADRES EMOCIONALMENTE ABUSIVOS




Ser padre y madre no sólo significa engendrar un hijo, sino que también implica enseñarle estrategias y herramientas claves para enfrentar el mundo, para lograr lo que se propone, para solventar conflictos, para relacionarse, etc.  Por este motivo, teóricamente la familia es la responsable de entregar amor, valores, educación y conocimientos básicos para la vida.

Sin embargo, con los años, la relación paterno-filial se torna difícil e incluso conflictiva. Tradicionalmente se ha puesto la “lupa” en la actitud del hijo infante o adolescente para explicar las relaciones negativas y la complicada convivencia entre padres e hijos. Actualmente hay numerosos estudios que evalúan qué papel tienen los padres en este conflicto, y se ha valorado cómo la actitud de algunos padres es también perniciosa, no sólo para la relación entre ellos, sino también para la autoestima y la salud mental de sus hijos en la edad adulta. Concretamente, dichos estudios identifican una actitud paternal poco saludable en la que abundan las críticas destructivas, descalificaciones, la manipulación, la victimización, las excesivas exigencias, e incluso la competencia con sus propios hijos. Todos estos comportamientos de los padres hacia los hijos entrañan un abuso emocional en el que sólo son tenidas en cuenta las necesidades de los progenitores, y nunca las de los hijos. 

Existen diferentes perfiles de padres tóxicos (emocionalmente abusivos) que aparecen repetidamente:
  • Padres autoritarios y descalificadores que actúan desde el “yo exijo”, creando así hijos sumisos y excesivamente complacientes. Como adultos, serán hombres y mujeres que tenderán a la complacencia con las figuras de autoridad, obviando incluso sus propias necesidades.
  • Madres culpabilizadoras que actúan desde el “yo te suplico”, es decir, desde el chantaje emocional, para que sus hijos actúen y tomen decisiones en la vida siempre respondiendo a las necesidades de esta madre. En el futuro, serán personas con probables problemas de pareja, debido a la intromisión periódica de estas madres en sus vidas, siendo complicado crear vínculos afectivos estables.
  • Madres intrusivas y sobreprotectoras que se niegan a que su hijo o hija crezca. En vez de acompañar su desarrollo, supervisan lo que hacen y cuestionan las decisiones que toman. En la vida adulta, estos hijos suelen presentar un marcado sentimiento de inseguridad.
  • Madres competitivas respecto a sus hijas, que se instalan en el “yo mejor que tu”, generando sentimientos de inferioridad en la hija.
  • Padres o madres que ningunean las emociones de sus hijos, minimizándolas, sacándoles importancia, o incluso culpabilizando a los hijos de sentirse de esa manera. Frases como “qué exagerado que eres”, “mira que eres sensible”, “no tienes derecho a quejarte”, ante situaciones legítimamente preocupantes para el hijo, inciden en una baja autoestima en los hijos, puesto que aprenden que lo que ellos o ellas sienten no es importante o inapropiado.

Así mismo, podríamos resumir en un listado general las características y comportamientos del padre o la madre emocionalmente abusivo:
  • Hace que el niño o adolescente se sienta responsable de los sentimientos de la madre o el padre.
  • Los amenaza con rechazo o abandono, o con consecuencias inespecíficas.
  • No protege, no pone límites (hablar mal del padre o de la madre, explicar problemas que el hijo no puede manejar por edad, entrar en detalles de su vida sexual –del padre o de la madre- con el hijo, etc.).
  • Invalida los sentimientos de los hijos.
  • No tolera las emociones negativas de los hijos.
  • Los hace sentir culpables, sin que lo merezcan.
  • Los responsabiliza de su malestar.
  • Domina las conversaciones.
  • Rehúsa disculparse.
  • Siempre necesita tener la última palabra.
  • Juzga o rechaza a los amigos de los hijos.
  • Invade su privacidad.
  • Los subestima.
  • No muestra confianza en ellos.
  • Los "etiqueta".
  • Los critica.
  • No les habla.
  • No les da explicaciones reales.
  • El síndrome “Se trata todo de mí” — egoísmo total.
  • Negación de la responsabilidad personal por su propia conducta.
  • Cuando se le confronta con la verdad, se ve a sí misma como la víctima.
  • Las madres abusivas siempre hallarán una “razón” y dirán que ocurrió algo que justifique su manera de actuar — y nunca admitirán que ha sido su culpa.

¿Cómo afecta en la vida adulta haber “crecido” con un padre o una madre tóxica?
Los especialistas aseguran que los hijos de padres tóxicos –emocionalmente abusivos-, en la vida adulta, serán individuos con las siguientes características:
o       Baja Autoestima
o       Inseguridad personal
o       Actitud Sumisa-Pasiva
o       Gestión emocional contaminada por la culpa
o       Inestabilidad emocional
o       Dificultades en las relaciones interpersonales
o       Relaciones de pareja dependientes
o       Más vulnerables ante la psicopatología (ansiedad y depresión)

Es necesario reflexionar acerca del motivo por el cual algunos padres actúan así, ya que al hablar de los padres tóxicos no sólo se hace referencia al comportamiento de los progenitores hacia sus hijos, sino también al Guión de Vida que estos padres han soportado, es decir las vivencias experimentadas en su propia infancia.  Es muy común en la educación la repetición de patrones en este tipo de maltrato psicológico.  Así mismo, y siendo justos, también es posible observar todo lo contrario, es decir, la intención de no replicar con los hijos lo vivido por los padres en su infancia. 


 photo credit: patries71 via photopin cc

1 comentario:

  1. Mis padres eran así nunca admitían que pudiera equivocarme, casi siempre me insultaban cuando me costaba comprender estudios o si suspendía, no les gustaba nunca ninguna amiga mía, mi padre era super grosero (hasta el punto que deseé ser chico para que parase de menospreciarme por ser mujer-soy española,), las tortas y zapatillazos eran diarios o casi, para estudiar tenía que dejar siempre la puerta abierta para que ellos vieran 24 h todo lo que hacía yo no podía ni dormir trnaquila con puerta abierta así que de madrugada yo me la cerraba y mi padre me la abría diciéndome QUE LA DEJES ABIERTAAAA super agresivo, y al estudiar igual.

    Deseé estar muerta para no tener que aguantarlos cada día: me decían que no contara nada de lo que pasaba en caso porque nadie lo entendería, que ellos eran mis padres y me querían.

    A mi hermano a la edad de 10 años por coger a mi madre medios abrazado y hacerle daño sin querer en las costillas (la aupó) el mal nacido de mi p-e y mi m-e le pegaron un correazo en las piernas y no en la espalda porque mi madre le dijo " en la espalda no, que deja marcas ", así que le pegaron 1 correazo en las piernas. Yo tenía 12 años, mi hermana 14 y mi hermano 10.

    No recuerdo FELIZ mi infancia ni mi adolescencia ni a partir de los 18 años con ellos , me refiero a que abundase la felicidad. ERa mucho más feliz cuando ellos no estaban, me sentía a salvo de hos-tias, zapatillazos, groserías, humillaciones, vejaciones, maltrato psicológico, insultos,....


    y por desgracias actualmente dependo algo de ellos a nivel econjjj´jomico pues les debo dinero , todo a devolver . EJEMPLO: 1003' 05 céntimos, pues los 0'5 céntimos también se les ha de devolver, y tengo que pagar el alquiler pues la casa es de la madre de mi madre muerta y de mi tio materno.

    Aún estando en el paro mi marido y yo teníamos que pagarle 500 EUROS , que como no teníamos lo pagaban mis padres. 250 euros PARA MI TIO, Y 250 EUROS PARA MIS PADRES. ¡¡¡¡ Y ESO QUE MI MADRE NO ME IBA A COBRAR SU PARTE 250 EUROS, PARA AYUDARNOS, JUA JUA JUA !!! Estoy al borde de un ataque de nn...., y estoy muy muy cuerda pero muy dolida y me ahogan. estoy feliz gracias a mi marido que me ama , y TAMBIÉN GRACIAS A MIS SUEGROS que nunca no echan cosas en cara, y encima, que no tendrían porqué, NO QUIEREN QUE LES DEVOLVAMOS EL DINERO QUE NOS DIERON Y MÁS ADELANTE PRESTARON PARA PODER SOBREVIVIR.

    ResponderEliminar